miércoles, 19 de abril de 2017

JUAN BOSCH (1909-2001)




Me puse a mirar otra vez, a repasar , un cuento que, como a muchos, dejó huellas. Marcas que se actualizan con lo que ocurre ahora en el planeta. Me refiero a las sequías en sitios que fueron campos y que ahora se transforman en peladeros. Y al aluvión sorpresivo que puede matar a cientos y miles de seres de la mañana a la noche. Estoy hablando, sin duda, del cuento "Dos pesos de agua" del gran escritor dominicano Juan Bosch, pero al mismo tiempo recurro a esta pequeña obra para graficar la extensión territorial de Chile que se está transformando en desierto. Junto con la erosión, que viene siendo lo peor que le puede ocurrir a un terreno antaño de cultivos, está también el tema inmobiliario con su terca imposición de su selva de cemento. Si bien Bosch recurre en su obra a almas del purgatorio para salvar a Remigia, y por consiguiente a Paso Hondo, en su extensa sequía; en los nuevos tiempos sabemos la relación que existe con el abuso que el hombre ha impuesto al planeta. El escritor dominicano escribió esta obra en la primera mitad del siglo 20 y vemos allí, nos imaginamos allí, la destrucción de un todo; presagio.
A Bosch se le debe respetar incluso por su visión política. No hay que olvidar que presidió por menos de un año a la nación dominicana, siendo derrocado por la horda norteamericana en 1963. Expertos expresan que la visión del escritor-presidente, y de no haber sido aplastado y humillado por décadas y décadas por los verdugos del norte, distinto habría sido el destino de República Dominicana.

Escrito por Carlos Amador Marchant, en 18 de abril de 2017 (Valparaíso)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrega tu comentario con objetividad.

Sígueme en Google+ Badge

Google+ seguidores

ARCHIVOS MÁS VISITADOS (EN LA SEMANA)